Lista de Hadices

Narró Abu Huraira -Allah esté satisfecho de él-: "El Mensajero de Allah -la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él- dijo:"Allah,Exaltado sea,dijo:"Toda obra del hijo de Adán es para él,excepto el ayuno,pues ciertamente es para Mí y yo soy el que recompensa por él. Y el ayuno es una prevención (protección),así pues si uno de ustedes está ayunando que no vaya a donde su mujer para tener relaciones íntimas,que no grite,y si alguien le insulta o le pega que diga:"Estoy ayunando". Y por aquél en cuya mano está el alma de Mohammad que el hedor de la boca del que ayuna es mejor para Allah que el olor del almizcle. Y para el que ayuna hay dos motivos de alegría:cuando rompe el ayuno se alegra de coomer y cuando se encuentra con su Señor,se alegra de su ayuno".Hadiz sobre el que hay acuerdo.Y esta la expresión de la narración de Al Bujari. Y en otra narración suya:"Deja su comida,su bebida y su deseo por Mí.El ayuno es para Mí y yo soy el que recompenso por ello.Y una buena obra vale por diez como ella".Y en una narración de Muslim:"Cada obra del hijo de Adán se aumenta,una buena obra por diez hasta setencientas veces más.Dijo Allah,el Altísimo:"Excepto el ayuno,pues es para Mí y yo recompenso por ello.Pues deja su deseo y su comida por Mí".Y para el que ayuna hay dos motivos de alegría:uno cuando rompe el ayuno y otro cuando se encuentra con su Señor.Y el hedor de su boca es mejor para Allah que el aroma del almizcle".

Narró Zir Ibn Hubaish: “Vine a ver a Safuan Ibn Assál -Al-lah esté complacido con él- para preguntarle acerca de pasar la mano húmeda por los calcetines de cuero (juff) en la ablución y me preguntó: ‘¿Qué te trae por aquí, Zir?’ Yo le contesté: ‘Busco el conocimiento’. Y él dijo: ‘Ciertamente, los ángeles descienden sus alas sobre quien busca el conocimiento, en señal de complacencia por lo que busca’. Y le dije: ‘Tengo una duda sobre el pasar la mano húmeda por los calcetines de cuero (juff) después de hacer las necesidades (evacuar y orina). Y como tú has sido uno de los compañeros del Mensajero de Al-lah -la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él- he venido a preguntarte si le oíste mencionar algo sobre esto’. Dijo: ‘Efectivamente, solía permitirnos, mientras estábamos de viaje, no quitar nuestros calcetines de cuero durante tres días y tres noches para hacer la ablución, sino pasarles la mano húmeda por encima, excepto a la hora de purificarse de la eyaculación (por la yanaba), pero sí podíamos hacerlo después de las necesidades, así como después de haber dormido’. Después le dije: ‘¿Le oíste mencionar algo sobre el afecto?’ Dijo: ‘Sí. Estando con el Mensajero de Al-lah -la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él- en un viaje, le llamó a gritos un campesino: ‘¡Oh Mohammad!’ y el Mensajero de Al-lah -la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él- le contestó con el mismo tono de voz. Entonces yo le re