عن عمران بن حصين -رضي الله عنهما- «أن رجلا عَضَّ يَدَ رجل؛ فَنَزَعَ يَدَهُ من فِيهِ؛ فوقعت ثَنِيَّتُهُ؛ فاختصما إلى النبي -صلى الله عليه وسلم- فقال: يَعَضُّ أحدُكم أخاه كما يَعَضُّ الفَحْلُ؛ لا دِيَةَ لك».
[صحيح.] - [متفق عليه.]
المزيــد ...

Narró Umrán Ibn Hasin -Al-lah esté complacido con él-: “Un hombre mordió la mano de otro hombre y éste último retiró la mano con violencia de la boca de quien lo mordió, arrancando dos de sus dientes incisivos. Ambos se enfrentaron y acudieron al Mensajero de Al-lah -la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él-. Y éste les dijo: “¡Que alguien muerda a su hermano como si de un animal salvaje se tratase! Le dijo a quién mordió: No te debe pagar ninguna compensación por ello””.

La Explicación

Un hombre agredió a otro, lo mordió en la mano. El hombre cuya mano había sido mordida retiró la mano violentamente de la boca del hombre que le había mordido, arrancando dos de sus dientes incisivos. Los dos se enfrentaron y acudieron al Mensajero de Al-lah -la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él-, y el hombre al que se le cayeron los dientes exigió una compensación del hombre que se lo hizo, mientras que el hombre que había sido mordido se defendía arguyendo que lo hizo en defensa propia. El Mensajero de Al-lah -la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él- recriminó al demandante que había mordido, le dijo que cómo se atrevía a morder a su hermano como si de un animal salvaje se tratase, y luego exigir una compensación por haberle arrancado los dientes. No le debía pagar ninguna compensación por ello, porque el primero en atacar fue él.

La Traducción: Inglés Francés Turco Urdu Indonesio Bosnio Ruso Bengalí Chino
Mostrar la Traducción