عن أنس -رضي الله عنه- قال: «أَنْفَجْنَا أَرْنَباً بِمَرِّ الظَّهْرَانِ، فَسَعَى الْقَوْمُ فَلَغَبُوا، وَأَدْرَكْتُهَا فَأَخَذْتُهَا، فَأَتَيْتُ بِهَا أَبَا طَلْحَةَ، فَذَبَحَهَا وَبَعَثَ إلَى رَسُولِ الله-صلى الله عليه وسلم- بِوَرِكِهَا وَفَخِذَيْهَا فَقَبِلَهُ».
[صحيح.] - [متفق عليه.]
المزيــد ...

Narró Anas -Al-lah esté complacido con él-: “Vimos un conejo en la zona de Mari Ad-Dhaharán. Los presentes corrieron detrás de él hasta que se cansaron, pero yo fui quien lo alcanzó. Lo capturé y lo traje a Abu Talhah, quien lo degolló y envió sus muslos al Mensajero de Al-lah -la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él-, y éste los aceptó”.

La Explicación

El Mensajero de Al-lah -la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él- y sus compañeros se encontraban de viaje y acamparon en un lugar llamado Mari Ad-Dhaharán. Este lugar es el mismo lugar que acamparon el año de la reconquista de Meca. En ese lugar vieron a un conejo, y la persiguieron hasta que se cansaron. El único que pudo alcanzarla fue Anas Ibn Málik, que se encontraba en la flor de la juventud. Lo capturó y lo trajo al marido de su madre, Abu Talhah -Al-lah esté complacido con él-. Éste lo degolló y regaló su trasero y muslos al Mensajero de Al-lah -la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él-, y éste los aceptó. Quizás también se alimentó de él.

La Traducción: Inglés Francés Turco Urdu Indonesio Bosnio Ruso Bengalí Chino Persa
Mostrar la Traducción