Lista de Hadices

Narró Zir Ibn Hubaish: “Vine a ver a Safuan Ibn Assál -Al-lah esté complacido con él- para preguntarle acerca de pasar la mano húmeda por los calcetines de cuero (juff) en la ablución y me preguntó: ‘¿Qué te trae por aquí, Zir?’ Yo le contesté: ‘Busco el conocimiento’. Y él dijo: ‘Ciertamente, los ángeles descienden sus alas sobre quien busca el conocimiento, en señal de complacencia por lo que busca’. Y le dije: ‘Tengo una duda sobre el pasar la mano húmeda por los calcetines de cuero (juff) después de hacer las necesidades (evacuar y orina). Y como tú has sido uno de los compañeros del Mensajero de Al-lah -la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él- he venido a preguntarte si le oíste mencionar algo sobre esto’. Dijo: ‘Efectivamente, solía permitirnos, mientras estábamos de viaje, no quitar nuestros calcetines de cuero durante tres días y tres noches para hacer la ablución, sino pasarles la mano húmeda por encima, excepto a la hora de purificarse de la eyaculación (por la yanaba), pero sí podíamos hacerlo después de las necesidades, así como después de haber dormido’. Después le dije: ‘¿Le oíste mencionar algo sobre el afecto?’ Dijo: ‘Sí. Estando con el Mensajero de Al-lah -la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él- en un viaje, le llamó a gritos un campesino: ‘¡Oh Mohammad!’ y el Mensajero de Al-lah -la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él- le contestó con el mismo tono de voz. Entonces yo le recriminé al campesino sus formas y le dije: ‘¡Baja tu voz! ¿Acaso no ves que estás ante el Mensajero de Al-lah -la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él- y se nos ha prohibido hablarle así?’ Dijo el campesino: ‘¡Por Al-lah, que no bajo la voz! El hombre de un pueblo quiere a la gente de otro pueblo, (pero sus obras no son iguales que la de ellos, ¿estará con ellos?). El Mensajero de Al-lah -la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él- dijo entonces: ‘El hombre estará en el Día del Juicio con quien más quiere’. Y después, siguió hablándonos de una puerta de poniente y su anchura, dijo que un jinete tardaría en recorrerla cuarenta o setenta años. Dijo Sufian, uno de los transmisores, mirando a poniente: ‘Lo creó Al-lah el día que creó los cielos y la tierra, abierto al arrepentimiento (tawba) y no se cerrará hasta que no salga el sol por él’”. (Para más detalle véase la tarjeta).

Narró 'Ubaydullah Ibn 'Abdullah Ibn 'Utbah: "Entré donde estaba 'Aisha y le dije: "¿Acaso no me relatarías sobre la enfermedad del Mensajero de Allah -la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él-?" Dijo: "Claro que sí. Empeoró la salude del Profeta -la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él- y entonces dijo: "¿Acaso la gente ha hecho la oración?. Dijimos: "No te están esperando". Dijo:"Pongan agua en un recipiente para mí". Dijo: "Así lo hicimos e hizo gusl (purificación mayor). A continuación, se dispuso a levantarse pero se desmayó. Después se despertó y dijo -la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él-: "¿Acaso la gente ha hecho la oración?". Contestamos: "No, ciertamente te están esperando, oh Mensajero de Allah". Dijo: "Pongan agua en un recipiente para mí". Dijo: "Entonces se sentó e hizo gusl. Después se dispuso a levantarse, pero se desmayó. Después se despertó y dijo: "¿Acaso la gente ha hecho laoración?". Respondimos: "No te están esperando, oh Mensajero de Allah". Dijo: "Pongan agua en un recipiente para mí". A continuación, se dispuso a levantarse, pero se desmayó y cuando se despertó dijo: "¿Acaso la gente ha hecho laoración?". Dijimos: "No te están esperando, oh Mensajero de Allah". Y la gente estaba en la mezquita esperando al Profeta -la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él- para hacer la oración del isha. Entonces el Profeta -la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él- envió una orden a Abu Bakr para que hiciera de imam, así que le llegó el mensajero (con al orden) y le dijo: "Ciertamente el Mensajero de Allah -la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él -te ordena dirigir la oración. Y dijo Abu Bakr, y él era un hombre sensible: "Oh 'Umar dirge". Entonces dijo 'Umar: "Tú tienes más derecho en eso". entonces Abu Bakr dirigió la oración en estos días. Después el Profeta -la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él- se sintió mejor y salió a la mezquita entre dos hombres, uno de ellos Al 'Abbas, para la oración del duhr, mientras Abu Bakr dirigía la oración. Y cuando Abu Bakr lo vio, se dispuso a retrasarse pero el Profeta -la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él- le indicó que no lo hiciera y dijo: "Háganme sentar a su lado". Así que lo sentaron al lado de Abu Bakr". Dijo: "Por lo tanto, Abu Bakr seguía al Profeta -la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él- en la oración y la gente seguía a Abu Bakr. Y el Profeta -la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él- estaba sentado. Dijo 'Ubaydullah: "Entonces entré donde estaba 'Abdullah Ibn 'Abbas y le dije:"¿Te relato lo que me contó 'Aisha sobre la enfermedad del Profeta -la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él- ?, dijo: "Dime". Entonces le expuse lo que había dicho y no negó nada de lo que dije , excepto que me dijo: "¿Acaso te nombró al hombre que estaba con el Al 'Abbas? Dije: "No". Entonces dijo: "Era Ali Ibn Abi Talib -Allah esté complacido con él-. Sahih Al Bujari.