La Categoría: La doctrina Islámica .

عن أبي ذر الغفاري -رضي الله عنه- عن النبي -صلى الله عليه وسلم- فيما يرويه عن ربه: «يا عبادي، إني حرَّمتُ الظلمَ على نفسي وجعلتُه بينكم محرَّمًا فلا تَظَالموا، يا عبادي، كلكم ضالٌّ إلا من هديتُه فاستهدوني أَهْدَكِم، يا عبادي، كلكم جائِعٌ إلا من أطعمته فاستطعموني أطعمكم، يا عبادي، كلكم عارٍ إلا من كسوتُه فاسْتَكْسُوني أَكْسُكُم، يا عبادي، إنكم تُخطئون بالليل والنهار وأنا أغفر الذنوبَ جميعًا فاستغفروني أغفرْ لكم، ياعبادي، إنكم لن تَبلغوا ضَرِّي فتَضُرُّونِي ولن تَبْلُغوا نَفْعِي فتَنْفَعُوني، يا عبادي، لو أن أولَكم وآخِرَكم وإنسَكم وجِنَّكم كانوا على أتْقَى قلبِ رجلٍ واحد منكم ما زاد ذلك في ملكي شيئًا، يا عبادي، لو أن أوَّلَكم وآخِرَكم وإنسَكم وجِنَّكم كانوا على أفْجَرِ قلب رجل واحد منكم ما نقص ذلك من ملكي شيئًا، يا عبادي، لو أن أولكم وآخركم وإنسكم وجنكم قاموا في صَعِيدٍ واحد فسألوني فأعطيت كلَّ واحدٍ مسألتَه ما نقص ذلك مما عندي إلا كما يَنْقُصُ المِخْيَطُ إذا أُدخل البحر، يا عبادي، إنما هي أعمالكم أُحْصِيها لكم ثم أُوَفِّيكُم إياها فمن وجد خيرًا فليحمد الله ومن وجد غير ذلك فلا يلومن إلا نفسه».
[صحيح.] - [رواه مسلم.]
المزيــد ...

De Abu-Dhar al-Ghifari, Al-lah esté complacido con él, del Mensajero de Al-lah y este de su Señor, Alabado y Exaltado sea, que dijo: “¡Oh siervos míos! Ciertamente me he prohibido la injusticia, y la he prohibido entre vosotros, así que no seáis injustos entre vosotros. ¡Oh siervos míos! Todos estáis extraviados, excepto quien yo guío, así que pedidme la guía y os guiaré. ¡Oh siervos míos! Todos estáis hambrientos, excepto quien Yo le haya dado de comer. Así que pedidme alimento y os alimentaré. ¡Oh siervos míos! Todos estáis desnudos salvo aquellos a quienes Yo he vestido. Así que pedidme vestimenta y Yo os vestiré. ¡Oh siervos míos! Cometéis errores de noche y de día, y Yo os los perdono todos ellos. Así que pedidme perdón y os perdonaré. ¡Oh siervos míos! No podréis llegar a perjudicarme ni a beneficiarme. ¡Oh siervos míos! Si el primero de vosotros y el último, de entre los humanos y los genios, fueran tan piadosos como el corazón de la persona más piadosa, eso no añadiría nada a Mi Poder. ¡Oh siervos míos! Si el primero de vosotros y el último, de entre los humanos y los genios, fueran tan corruptos como el corazón de la persona más corrupta, eso no disminuiría nada de Mi Poder. ¡Oh siervos míos! Si el primero de vosotros y el último, de entre los humanos y los genios, me pidiesen al mismo tiempo, Yo les otorgaré a cada uno su petición, sin que eso disminuya una pizca de todo cuanto poseo, o del mismo modo que disminuye el nivel del mar si se introduce una aguja en él y se saca. ¡Oh siervos míos! Ciertamente, son vuestras obras las que os computo, y luego os las recompenso. De este modo, quien encuentre el bien debe alabar a Al-lah por ello, y quien encuentre lo contrario, debe reprochárselo solamente a sí mismo”.

La Explicación

Este hadiz qudsí (Revela la Palabra de Al-lah) que recopila algunas de las fuentes más importantes de nuestra religión, sus valores y ética, nos informa de que Al-lah, Alabado y Exaltado sea, ha prohibido para Sí la injusticia como don y gracia hacia sus siervos. De este modo, ha prohibido la injusticia entre sus criaturas para que nadie la cometa contra su prójimo. También nos dice que todas las criaturas están extraviadas del sendero de Al-lah, excepto aquellos a quienes Él haya guiado. Quien le suplica a Al-lah, Él lo guiará hacia el camino recto. Que las criaturas son pobres y necesitadas de Al-lah. Él que se lo ruega a Al-lah, Él cubrirá sus necesidades y lo abastecerá. Asimismo, que los siervos cometen faltas de noche y de día, y Al-lah los resguarda y perdona sus faltas cuando el siervo le pide perdón. Que los siervos no podrán llegar a perjudicarme Al-lah ni a beneficiarle por mucho que lo intenten con sus palabras y actos. Aunque tuvieran el corazón de la persona más piadosa o más corrupta, eso no añadiría nada ni lo restará al Poder de Al-lah, ya que las criaturas son débiles ante Al-lah y necesitadas de Él en todo momento, situación y lugar. Aunque le pidiesen todos a la vez, Al-lah les otorgaría a cada uno su petición, sin que eso disminuya una pizca de todo cuanto posee, puesto que las alhacenas de Al-lah están siempre llenas y nada disminuye su caudal. Que Al-lah registra todos los actos de sus siervos y los computa, ya sean buenas o malas. El Día del Juicio recompensa por esos actos, de modo que, quien encuentre el bien, debería alabar a Al-lah por ello, y quien encuentre lo contrario, esto es el castigo por sus malos actos, debería reprochárselo solamente a sí mismo y a su espíritu que le llevó por la perdición”.

La Traducción: Inglés Francés Turco Urdu Indonesio Bosnio Ruso Bengalí Chino
Mostrar la Traducción