عن أسامة بن زيد -رضي الله عنهما-، قال: بَعَثَنَا رسولُ اللهِ -صلى الله عليه وسلم- إلى الحُرَقَةِ من جُهَيْنَةَ فَصَبَّحْنَا القَوْمَ على مِيَاهِهِم، ولَحِقْتُ أنا ورجلٌ من الأنصارِ رجلًا منهم، فلما غَشِينَاهُ، قال: لا إله إلا الله، فَكَفَّ عنه الأَنْصَارِيُّ، وطَعَنْتُهُ بِرُمْحِي حَتَّى قَتَلْتُهُ، فَلَمَّا قَدِمْنَا المدينةَ، بَلَغَ ذَلِكَ النبيَّ -صلى الله عليه وسلم- فقال لي: «يا أسامةُ، أَقَتَلْتَهُ بَعْدَ مَا قَالَ: لا إلهَ إلَّا اللهُ؟!» قُلْتُ: يا رسولَ اللهِ، إنما كان مُتَعَوِّذًا، فقال: «أَقَتَلْتَهُ بعد ما قال: لا إلهَ إلَّا اللهُ؟!» فَمَا زَالَ يُكَرِّرُهَا عَلَيَّ حتى تَمَنَّيْتُ أَنِّي لم أَكُنْ أَسْلَمْتُ قَبْلَ ذَلِكَ اليَوْمِ. وفي رواية: فقال رسول الله -صلى الله عليه وسلم-: «أَقَالَ: لا إلهَ إلا اللهُ وَقَتَلْتَهُ؟!» قُلْتُ: يا رسولَ اللهِ، إنما قَالَهَا خَوْفًا من السِّلَاحِ، قال: «أَفَلَا شَقَقْتَ عَنْ قَلْبِهِ حَتَّى تَعْلَمَ أَقَالَهَا أَمْ لَا؟!» فَمَا زَالَ يُكَرِّرُهَا حَتَّى تَمَنَّيْتُ أَنِّي أَسْلَمْتُ يَوْمَئِذٍ. وعن جندب بن عبد الله -رضي الله عنه-: أن رسول الله -صلى الله عليه وسلم- بَعَثَ بَعْثًا مِن المسلمينَ إلى قومٍ من المشركينَ، وأنهم الْتَقَوا، فَكَانَ رجلٌ مِن المشركينَ إذا شَاءَ أَنْ يَقْصِدَ إلى رجلٍ مِن المسلمينَ قَصَدَ له فَقَتَلَهُ، وأَنَّ رجلًا مِن المسلمينَ قَصَدَ غَفْلَتَهُ. وكُنَّا نَتَحَدَّثُ أَنَّهُ أسامةُ بْنُ زيدٍ، فَلَمَّا رَفَعَ عَلَيْهِ السَّيْفَ، قال: لا إلهَ إلا اللهُ، فَقَتَلَهُ، فجاءَ البَشِيرُ إلى رسولِ اللهِ -صلى الله عليه وسلم- فَسَأَلَهُ وأَخْبَرَهُ، حتى أَخْبَرَهُ خَبَرَ الرجلِ كَيْفَ صَنَعَ، فَدَعَاهُ فَسَأَلَهُ، فقال: «لِمَ قَتَلْتَهُ؟» فقال: يا رسولَ اللهِ، أَوْجَعَ في المسلمينَ، وقَتَلَ فُلانًا وفُلانًا، وسَمَّى له نَفَرًا، وإِنِّي حَمَلْتُ عليهِ، فَلَمَّا رَأَى السَّيْفَ، قال: لا إلهَ إلا اللهُ. قال رسولُ اللهِ -صلى الله عليه وسلم-: «أَقَتَلْتَهُ؟» قال: نعم. قال: «فَكَيْفَ تَصْنَعُ بلا إلهَ إلا اللهُ، إذا جَاءَتْ يَومَ القِيَامَةِ؟» قال: يا رسولَ اللهِ، اسْتَغْفِرْ لِي. قال: «وكَيْفَ تَصْنَعُ بلا إلهَ إلا اللهُ إذا جَاءَتْ يَوْمَ القِيَامَةِ؟» فجعل لا يَزِيدُ على أَنْ يقولَ: «كَيْفَ تَصْنَعُ بلا إلهَ إلا اللهُ إذا جَاءَتْ يَوْمَ القيامةِ».
[صحيح.] - [حديث أسامة بن زيد رضي الله عنه: رواه البخاري (5/ 144 رقم4269) (9/ 4 رقم6872)، ومسلم (1/ 97 رقم96). والرواية الثانية: رواها مسلم (1/ 97 رقم96). حديث جندب رضي الله عنه: رواه مسلم (1/ 97 رقم97).]
المزيــد ...

De Usama Ibn Zaid, Al-lah esté complacido con ambos, que dijo: “El Mensajero de Al-lah, Él le bendiga y le dé paz, nos envió como emisarios al clan de Al Huraqa (una pequeña tribu de Yuhaina). Nos enfrentamos con ellos y vi como uno de los idólatras echaba a correr. Le seguimos uno de los ansar y yo hasta que le dimos alcance. Y al acercarnos a él dijo: ‘La ilaha illa Al-lah’ (no hay dios excepto Al-lah). El auxiliar se quedó quieto y yo le clavé mi lanza hasta que lo maté. Al regreso a Medina, una vez informado del suceso el Mensajero, Al-lah le bendiga y le dé paz, me llamó y me dijo: ‘¡Usama! ¿Acaso lo mataste después de decir: ‘La ilaha illa Al-lah’?’ Dije: ‘¡Oh Mensajero de Al-lah! Es que lo dijo solo para eludir el la muerte’. Y volvió a decir: ‘¿Acaso lo mataste después de decir: ‘La ilaha illa Al-lah’?’ Y no cesó de repetírmelo, de tal forma que deseé no haberme hecho musulmán antes de ese día”. Y en otro relato dijo el Mensajero de Al-lah, Él le bendiga y le dé paz, a Usama: “¿Dijo: ‘La ilaha illa Al-lah’ Y lo mataste? Y contestó Usama: '¡Oh Mensajero de Al-lah, lo dijo por temor a mi espada.’ Dijo: ‘¿Acaso abriste su corazón para saberlo?’ Y no cesó de repetírmelo de tal forma que deseé no haberme hecho musulmán antes de ese día. De Yundab Ibn Abdallah, Al-lah esté complacido con él, que el Mensajero de Al-lah, Él le bendiga y le dé paz: “Envió una expedición de musulmanes a unos idólatras y asociadores. Se enfrentaron los dos grupos y un hombre de los idólatras se dirigió a los musulmanes y mató a todos los que encontró a su paso. Y, después, uno de los musulmanes -solíamos decir que era Usama Ibn Zaid- se dirigió hacia el idólatra y cuando levantó la espada, el infiel dijo: ‘La ilaha illa Al-lah’, pero el musulmán lo mató. Al regreso de la expedición, Al-Bashir vino a ver al Mensajero de Al-lah, Él le bendiga y le dé paz, le informó sobre lo sucedido y le preguntó. El Mensajero de Al-lah mandó llamar a Usama y le dijo: ‘¿Por qué lo mataste?’ Éste dijo: ‘¡Oh Mensajero de Al-lah! Causó dolor a los musulmanes y mató a fulano y a mengano (y mencionó los nombres de un grupo de personas). Después yo cargué contra él y cuando vio la espada encima, dijo: ‘La ilaha illa Al-lah’. El Mensajero de Al-lah, Él le bendiga y le dé paz, dijo: ‘¿Lo mataste?’ Usama respondió: ‘Sí’. Le dijo el Mensajero de Al-lah: ‘¿Qué harás cuando llegue el día del Juicio y te sea dicha la frase ‘La ilaha illa Al-lah’?’. Le dijo: ‘Suplica perdón por mí, oh Mensajero de Al-lah’. Le volvió a preguntar: ¿Y qué tendrás que decir contra ella?’ Le repitió la misma pregunta varias veces”.

La Explicación

“El Mensajero de Al-lah, Él le bendiga y le dé paz, envió a Ibn Zayd en una expedición al clan de Al Huraqa (una pequeña tribu de Yuhaina). Al llegar a su enclave, se enfrentaron con ellos y uno de los idólatras escapó. Usama y otro hombre de los ‘auxiliares’ (ansar) lo persiguieron para darle muerte. Cuando lo alcanzaron, el idólatra dijo: ‘La ilaha illa Al-lah’. El auxiliar no le quiso matar ya que había dicho ‘La ilaha illa Al-lah’, sin embargo Usama le dio muerte. Al regreso a Medina, una vez informado del suceso el Mensajero, Al-lah le bendiga y le dé paz, le dijo a Usama: ‘¿Acaso lo mataste después de decir: ‘La ilaha illa Al-lah’?’ Éste dije: ‘Sí, Mensajero de Al-lah’ Es que lo dijo para eludir el la muerte y protegerse del peligro’. Y volvió a preguntarle: ‘¿Acaso lo mataste después de decir: ‘La ilaha illa Al-lah’?’ Usama dijo: Solo lo dijo para librarse de la muerte. Él había asesinado a musulmanes y le dio muerte a fulano y a mengano. El Mensajero de Al-lah, Él le bendiga y le dé paz, le dijo: ‘¿Acaso abriste su corazón para saberlo? ¿Qué harás cuando llegue el día del Juicio y te sea dicha la frase ‘La ilaha illa Al-lah’? ¿Quién intercederá por ti y quién te exculpará? ¿Qué harás cuando se traiga la palabra de la Unicidad de Al-lah y se te dice: ¿cómo pudiste matar quien la dijo?’ Usama, Al-lah esté complacido con él, dice al respecto: ‘Y no cesó de repetírmelo de tal forma que deseé no haberme hecho musulmán antes de ese día’. De modo que si lo hubiera asesinado antes de abrazar el Islam y se hubiera hecho musulmán después de matarlo, se habrían borrado ese y todos sus pecados. Sin embargo, le ha dado muerte siendo musulmán”.

La Traducción: Inglés Francés Turco Urdu Indonesio Bosnio Ruso Bengalí Chino
Mostrar la Traducción