عن أبي جحيفة وهب بن عبد الله -رضي الله عنه- قال: آخى النبي -صلى الله عليه وسلم- بين سلمان وأبي الدرداء، فزار سلمان أبا الدرداء فرأى أم الدرداء مُتَبَذِّلَةً، فقال: ما شأنُكِ؟ قالت: أخوك أبو الدرداء ليس له حاجة في الدنيا، فجاء أبو الدرداء فصنع له طعاما، فقال له: كل فإني صائم، قال: ما أنا بآكل حتى تأكل فأكل، فلما كان الليل ذهب أبو الدرداء يقوم فقال له: نم، فنام، ثم ذهب يقوم فقال له: نم. فلما كان من آخر الليل قال سلمان: قم الآن، فصليا جميعا فقال له سلمان: إن لربك عليك حقا، وإن لنفسك عليك حقا، ولأهلك عليك حقا، فأعطِ كل ذي حق حقه، فأتى النبي -صلى الله عليه وسلم- فذكر ذلك له فقال النبي -صلى الله عليه وسلم-: «صدق سلمان».
[صحيح.] - [رواه البخاري.]
المزيــد ...

De Abu Yuhaifa Wahbi Ibn Abdullah, Al-lah esté complacido con él, transmitido del Mensajero de Al-lah, que dijo: “Hermanó el Mensajero, Al-lah le bendiga y le dé paz, a Salmán y a Abu Dardá. En una ocasión fue Salmán a visitar a Abu Dardá y al ver a su mujer descuidada de aspecto le preguntó: ‘¿Qué te ocurre?’ Ella le contestó: ‘Es tu hermano Abu Dardá que ya no tiene apego por este mundo terrenal’. Después, vino Abu Dardá le preparó la comida a su hermano y le dijo: ‘Come, que yo estoy ayunando’. Sin embargo, Salmán le dijo: ‘Pues no comeré si tú no comes conmigo’. Comió con él y cuando llegó la noche Abu Dardá se dispuso a realizar el rezo nocturno, pero Salmán le dijo: ‘¡Duerme!’ Y así lo hizo. Después se volvió a levantar para rezar y le dijo: ‘¡Duerme!’ Y así lo hizo. Y cuando llegó la última parte de la noche dijo Salmán: ‘Levántate ahora para rezar’. Así rezaron juntos y después le Salmán dijo: ‘Verdaderamente tu Señor tiene un derecho sobre ti, que debes cumplir; tu cuerpo también tiene un derecho sobre ti; y tu mujer también tiene su derecho sobre ti. Da, pues, a cada uno su derecho’. Así, Abu Dardá fue a ver al Mensajero de Al-lah, Él le bendiga y le dé paz, y se lo contó. El Mensajero, Al-lah le bendiga y le dé paz, le contestó: ‘Salmán ha dicho la verdad’”.

La Explicación

El Mensajero, Al-lah le bendiga y le dé paz, estableció entre Salmán y Abu Dardá un acuerdo de hermandad. Y, en una ocasión, Salmán fue a visitar a Abu Dardá y encontró que su mujer no vestía igual que una mujer casada, esto es, de aspecto descuidado, así que le preguntó por el motivo. Ella le contestó que su hermano Abu Dardá ya no tiene apego por este mundo terrenal, así que ya no se interesa por la familia ni por la comida ni por nada más. Cuando vino Abu Dardá, le preparó la comida a su hermano Salmán y lo invitó a comer, pero Abu Dardá estaba ayunando. Sin embargo, Salmán le ordenó que rompiera su ayuno y comiera con él, a sabiendas de que Abu Dardá ayunaba siempre. Éste comió con él y cuando llegó la noche Abu Dardá se dispuso a realizar el rezo nocturno, pero Salmán le ordeno que durmiera hasta que llegó la última parte de la noche, entonces le dijo Salmán: ‘Levántate ahora para rezar’. Así rezaron juntos. Salmán le quiso aclarar a Abu Dardá que el ser humano no debía nunca esforzarse por encima de sus posibilidades en lo que a ayuno o rezo voluntario concierne, sino que debía ejercerlos de un modo que no le suponga cansancio, esfuerzo extremo o padecimiento.

La Traducción: Inglés Francés Turco Urdu Indonesio Bosnio Ruso Bengalí Chino
Mostrar la Traducción