عن أبي جرَيٍّ جابر بن سُلَيْمٍ -رضي الله عنه- قال: رأيت رجلاً يصْدُرُ الناس عن رأيه، لا يقول شيئاً إلا صدروا عنه، قلت: من هذا؟ قالوا: رسول الله -صلى الله عليه وسلم-. قلت: عليك السلام يا رسول الله - مرتين - قال: «لا تقل: عليك السلام، عليك السلام تحية الموتى، قل: السلام عليك» قال: قلت: أنت رسول الله؟ قال: «أنا رسول الله الذي إذا أصابك ضُرٌّ فدعوته كشفه عنك، وإذا أصابك عام سَنَةٍ فدعوته أنْبَتَهَا لك، وإذا كنت بأرض قَفْرٍ أو فَلَاةٍ فَضَلَّتْ راحلتك، فدعوته ردها عليك» قال: قلت: اعْهَدْ إِليَّ. قال: «لا تَسُبَنَّ أحداً» قال: فما سَبَبْتُ بعده حُرًّا، ولا عبداً، ولا بعيراً، ولا شاة، «ولا تحْقِرَنَّ من المعروف شيئاً، وأن تكلم أخاك وأنت مُنْبَسِط إليه وجهك، إنَّ ذلك من المعروفِ، وارفعْ إزارك إلى نصف الساق، فإِنْ أبيت فإلى الكعبين، وإياك وإسبال الإزار، فإنها من المَخِيلَةِ. وإِنَّ اللهَ لا يحب المَخِيلَةَ؛ وإِنِ امرُؤٌ شتمك وعَيَّرَكَ بما يعلم فيك فلا تُعَيِّرْهُ بما تعلم فيه، فإِنَّما وبال ذلك عليه».
[صحيح.] - [رواه الترمذي وأبو داود وأحمد.]
المزيــد ...

De Abu Yurai Yábir Ibn Sulaim, Al-lah esté complacido con él, que dijo: “He visto a un hombre cuyos mandatos obedecía la gente. No decía nada que no pusieran en práctica inmediatamente. Les pregunté: ‘¿Quién es?’ Me dijeron: ‘Es el Mensajero de Al-lah, Él le bendiga y le dé paz’. Dije: ‘¡Alaika Assalam, Mensajero de Al-lah!’(contigo sea la paz, dos veces). Me dijo: ‘No digas: ‘Alaika Assalam’, porque ‘alaika Assalam’ es el saludo de los muertos’. Sin embargo, di: ‘Assalamu alaika’ (la paz sea contigo). Le pregunté: ‘¿Eres tú el Mensajero de Al-lah?’ Dijo: ‘Yo soy el Mensajero de Al-lah, Aquel al que suplicas (a Al-lah) si te ves en un aprieto para que te saca de él. Si te llega un año de hambre y escasez y lo imploras, hace crecer tus cultivos para que te puedas beneficiar. Y si estás en una tierra totalmente desierta en la que no hay agua ni vegetación ni habitante alguno y se extravía en esa tierra tu animal de monta, entonces lo imploras y te lo devuelve’. Dijo: ‘Le dije: ¡Aconséjame!’ Dijo: ‘¡Jamás insultes a nadie!’ Así pues, a partir de entonces no insulté ni a libre ni a esclavo, ni a camello ni a cabra. Y añadió en su consejo: ‘Y no desprecies nada de cualquier bien que puedas dar a la gente; que cuando hables con tu hermano, lo hagas con una cara alegre y agradable para él, pues, eso es parte de hacer el bien; asimismo viste tu ropa hasta la mitad de tu pierna entre la rodilla y los tobillos y, si prefieres alargarla algo más, que no sobrepase de los tobillos. Evita, pues, arrastrar tu ropa, ya que eso es signo de arrogancia y presunción, sin embargo a Al-lah no le gustan los presuntuosos. Si alguien te insulta o pregona un defecto que conoce de ti, tú no pregones otro defecto que sepas de él, pues, el castigo no sería sino para él’”.
Hadiz auténtico (sahih). - Registrado por Al-Tirmidhi

La Explicación

De Yábir Ibn Sulaim, Al-lah esté complacido con él, que dijo: “He visto a un hombre cuyos mandatos obedecía la gente. No decía nada que no pusieran en práctica inmediatamente. Les pregunté: ¿Quién es? Me dijeron: Es el Mensajero de Al-lah, Él le bendiga y le dé paz’. Dije: ‘¡Alaika Assalam, Mensajero de Al-lah!’(contigo sea la paz, dos veces). Me dijo: ‘No digas: ‘Alaika Assalam’, porque ‘alaika Assalam’ es el saludo de los muertos’. Sin embargo, di: ‘Assalamu alaika’ (la paz sea contigo). Le pregunté: ‘¿Eres tú el Mensajero de Al-lah?’ Dijo: Yo soy el Mensajero de Al-lah, Aquel al que suplicas (a Al-lah) si te ves en un aprieto para que te saca de él. Si te llega un año de hambre y escasez y lo imploras, hace crecer tus cultivos para que te puedas beneficiar. Y si estás en una tierra totalmente desierta en la que no hay agua ni vegetación ni habitante alguno y se extravía en esa tierra tu animal de monta, entonces lo imploras y te lo devuelve’. Le dije: ¡Aconséjame algo que me pueda ser útil! Dijo: ¡Jamás insultes a nadie! Así pues, a partir de entonces no insulté ni a libre ni a esclavo, ni a camello ni a cabra. Y añadió en su consejo: Y no desprecies nada de cualquier bien que puedas dar a la gente; que cuando hables con tu hermano, lo hagas con una cara alegre y agradable para él, pues, eso es parte de hacer el bien; asimismo viste tu ropa hasta la mitad de tu pierna entre la rodilla y los tobillos y, si prefieres alargarla algo más, que no sobrepase de los tobillos. Evita, pues, arrastrar tu ropa, ya que eso es signo de arrogancia y presunción, sin embargo a Al-lah no le gustan los presuntuosos. Si alguien te insulta o pregona un defecto que conoce de ti, tú no pregones otro defecto que sepas de él, pues, el castigo no sería sino para él el Día del Juicio, aunque podría alcanzarle parte de ese castigo en el mundo terrenal (Dunia).

La Traducción: Inglés Francés Turco Urdu Indonesio Bosnio Ruso Bengalí Chino Persa Tagalog Traducción India vietnamita Sinhala Uigur Kurdo Hausa التاميلية
Mostrar las Traducciones