عن أبي موسى الأشعري -رضي الله عنه- أَنَّهُ تَوَضَّأ في بيتِهِ، ثُمَّ خَرَج، فقَال: لَأَلْزَمَنَّ رسُول الله -صلَّى الله علَيه وسلَّم- ولَأَكُونَنَّ مَعَهُ يَومِي هَذَا، فَجَاءَ الْمَسْجِدَ، فَسَألَ عَنِ النبيِّ -صلَّى الله عليه وسلَّم- فَقَالُوا وَجَّهَ هَاهُنَا، قال: فَخَرَجْتُ عَلَى أَثَرِهِ أَسأَلُ عنْهُ، حتَّى دخَلَ بِئْرَ أَرِيسٍ، فَجَلَستُ عِندَ البَابِ حتَّى قَضَى رسُولُ الله -صلَّى الله عليه وسلَّم- حَاجَتَهُ وَتَوَضَّأ، فَقُمتُ إِلَيهِ، فَإِذَا هُوَ قَدْ جَلَسَ عَلَى بِئْرِ أَرِيسٍ وَتَوَسَّطَ قُفَّهَا، وكَشَفَ عَنْ سَاقَيهِ وَدلَّاهُمَا فِي البِئرِ، فَسَلَّمتُ علَيه ثُمَّ انْصَرَفْتُ، فَجَلَسْتُ عِند البَابِ، فقُلتُ: لأَكُونَنَّ بَوَّابَ رسُول الله -صلَّى الله عليه وسلَّم- اليَومَ، فجَاءَ أَبُو بَكر -رضِيَ الله عنْهُ- فَدَفَعَ البَابَ، فقُلتُ: مَنْ هَذَا؟ فَقَالَ: أَبُو بَكْرٍ، فقُلتُ: عَلَى رِسْلِكَ، ثُمَّ ذَهَبتُ، فَقُلْتُ: يَا رسُولَ الله، هَذَا أبُو بكرٍ يَسْتَأذِنُ، فقَالَ: «ائْذَنْ لَهُ وَبَشِّرْهُ بِالجَنَّةِ» فَأَقْبَلْتُ حتَّى قُلتُ لَأَبِي بَكْرٍ: ادْخُلْ وَرَسُولُ الله -صلَّى الله عليه وسلَّم- يُبَشِّرُكَ بِالْجَنَّةِ، فَدَخَلَ أَبُو بَكرٍ حَتَّى جَلَسَ عَن يَمِينِ النبيِّ -صلَّى الله عليه وسلَّم- مَعَهُ فِي القُفِّ، ودَلَّى رِجْلَيهِ فِي البِئْرِ كَمَا صَنَعَ رَسُولُ الله -صلَّى الله عليه وسلَّم- وَكَشَفَ عَنْ سَاقَيهِ، ثُمَّ رَجَعْتُ وَجَلَسْتُ، وَقَدْ تَرَكْتُ أَخِي يَتَوَضَّأ وَيَلْحَقُنِي، فَقُلْتُ: إِنْ يُرِدِ اللهُ بِفُلاَنٍ - يُريِدُ أَخَاهُ - خَيرًا يَأتِ بِهِ، فَإِذَا إِنسَانٌ يُحَرِّكُ البَّابَ، فقُلتُ: مَنْ هَذَا؟ فقَالَ: عُمَرُ بن الخَطَّابِ، فقُلتُ: عَلَى رِسْلِكَ، ثُمَّ جِئْتُ إِلَى رسُول الله -صلَّى الله عليه وسلَّم- فَسَلَّمْتُ عَلَيهِ وقُلْتُ: هَذَا عُمَرُ يَسْتَأْذِنُ؟ فَقَال: «ائْذَنْ لَهُ وَبَشِّرْهُ بِالجَنَّةِ» فَجِئْتُ عُمَرَ، فَقُلتُ: أَذِنَ وَيُبَشِّرُكَ رَسُولُ الله -صلَّى الله عليه وسلَّم- بِالجَنَّةِ، فَدَخَلَ فَجَلَسَ مَعَ رسُولِ الله -صلَّى الله عليه وسلَّم- فِي القُفِّ عَنْ يَسَارِهِ وَدَلَّى رِجْلَيهِ فِي البِئْرِ، ثُمَّ رَجَعْتُ فَجَلَسْتُ، فَقُلتُ: إِن يُرِدِ اللهُ بِفُلاَنٍ خَيرًا -يعنِي أَخَاهُ- يَأتِ بِهِ، فَجَاءَ إِنسَانٌ فَحَرَّكَ البَابَ، فقُلتُ: مَنْ هَذَا؟ فقَالَ: عُثمَانُ بنُ عَفَّان، فقُلتُ: عَلَى رِسْلِكَ، وَجِئتُ النبِيَّ -صلَّى الله عليه وسلَّم- فَأَخبَرتُهُ، فقَالَ: «ائْذَنْ لَهُ وَبَشِّرهُ بِالجَنَّةِ مَعَ بَلوَى تُصِيبُهُ» فَجِئتُ، فقُلتُ: ادْخُل وَيُبَشِّرُكَ رسُول الله -صلَّى الله عليه وسلَّم- بِالجَنَّةِ مَعَ بَلوَى تُصِيبُكَ، فَدَخَلَ فَوَجَدَ القُفَّ قَدْ مُلِئَ، فَجَلَسَ وِجَاهَهُم مِنَ الشِقِّ الآخَرِ. قال سعيد بنُ الْمُسَيِّبِ: فَأَوَّلْتُهَا قُبُورَهُم. وزاد في رواية: وَأَمَرَنِي رسُول الله -صلَّى الله عليه وسلَّم- بِحفظِ البابِ، وفيها: أنَّ عُثمَانَ حِينَ بَشَّرَهُ حَمِدَ الله -تَعَالَى-، ثُمَّ قَالَ: اللهُ الْمُسْتَعَانُ.
[صحيح.] - [الرواية الأولى: متفق عليها: البخاري: (ج5/8، ح3674) واللفظ له (ج5/13، ح3695) (ج9/54، ح7097). مسلم: (ج4/1868، ح2403). الرواية الثانية: الزيادة الأولى: "وَأَمَرَنِي رسُول الله صلَّى الله عليه وسلَّم بِحفظِ البابِ" أخرجها البخاري في صحيحه: (ج9/89، ح7262). وأما الزيادة الثانية: "أنَّ عُثمَانَ حِينَ بَشَّرَهُ حَمِدَ الله تَعَالَى، ثُمَّ قَالَ: اللهُ الْمُسْتَعَانُ"، فقد أخرجها البخاري أيضا: (ج8/48، ح6216).]
المزيــد ...

De Abu Musa Al Acharí, Al-lah esté complacido con él: “que hizo la ablución en su casa y después salió diciendo: ‘Acompañaré al Mensajero de Al-lah, Él le bendiga y le dé paz, y estaré con él este día’. Llegó a la mezquita y preguntó por el Mensajero, Al-lah le bendiga y le dé paz. Y le dijeron: ‘Se fue por allí’. Dijo: ‘Salí pues en su busca, preguntando por él, hasta que le vi entrar en un huerto donde estaba el pozo de Aris. Entonces me senté en la puerta hasta que el Mensajero de Al-lah, Él le bendiga y le dé paz, hizo sus necesidades y completó su ablución. Después fui hacia él, al tiempo que se sentaba sobre el centro del brocal del pozo, se descubrió las pantorrillas y dejó caer sus pies colgando en el interior del pozo. Lo saludé y a continuación salí para sentarme ante la puerta y me dije a mí mismo: ‘Hoy seré portero del Mensajero de Al-lah, Él le bendiga y le dé paz’. ‘Vino Abu Bakr, Al-lah esté complacido con él, llamó a la puerta y pregunté: ‘¿Quién es?’ Dijo: ‘Abu Bakr’. Y le contesté: ‘Un momento’. Me levanté y fui para decirle al Mensajero de Al-lah, Él le bendiga y le dé paz: ‘Es Abu Bakr, que pide permiso para entrar’. Dijo: ‘Permítele entrar y anúnciale que estará en el Paraíso’. Así pues, fui y le dije a Abu Bakr: ‘Entra. El Mensajero de Al-lah, Él le bendiga y le dé paz, te anuncia que estarás en el Paraíso’. Entró Abu Bakr y se sentó a la derecha del Mensajero, Al-lah le bendiga y le dé paz, igualmente sobre el brocal del pozo, y con los pies colgando en el interior del mismo después de descubrirse las pantorrillas. Volví y me senté en la puerta. Sin embargo, pensé en mi hermano, que lo dejé haciendo la ablución e iba a seguir mis pasos. Dije: ‘¡Si Al-lah quiere para fulano (es decir, su hermano) un bien que lo haga venir!’ En ese momento, alguien comenzó a mover la puerta como solicitando permiso para entrar. Pregunté: ‘¿Quién es?’ Contestó: ‘Úmar Ibn Al Jattab’. Dije: ‘Un momento’ y fui a ver al Mensajero de Al-lah, Él le bendiga y le dé paz y, saludándole, le dije: ‘Es Úmar que pide permiso para entrar’. Dijo: ‘Permítele entrar y anúnciale que estará en el Paraíso’. Así que volví hasta la puerta y le dije: ‘Entra. El Mensajero de Al-lah, Él le bendiga y le dé paz, te anuncia que estarás en el Paraíso’. Él entró y se sentó a la izquierda del Mensajero de Al-lah, Él le bendiga y le dé paz, de la misma forma que su compañero y con los pies colgando en el interior del pozo. Después, volví a sentarme en el mismo sitio y dije: ‘¡Si Al-lah quiere para fulano (es decir, su hermano) un bien que lo haga venir!’ En ese momento, alguien comenzó a mover la puerta como solicitando permiso para entrar. Pregunté: ‘¿Quién es?’ Contestó: Dijo: ‘Uzmán Ibn Affán’. Le dije: ‘¡Un momento!’ Fui al Mensajero de Al-lah, Él le bendiga y le dé paz, le informé del recién llegado y dijo: ‘Permítele entrar y anúnciale que estará en el Paraíso después de una dura prueba a la que será sometido’. Así que volví hasta la puerta y le dije: ‘Entra. El Mensajero de Al-lah, Él le bendiga y le dé paz, te anuncia que estarás en el Paraíso después de una dura prueba a la que te someterás’. Él entró y vio que en el brocal del pozo ya no quedaba espacio al lado del Mensajero de Al-lah, Él le bendiga y le dé paz, así que se sentó en la otra mitad del brocal, frente a ellos”. Dijo Said Ibn Al Musayyib: “Lo interpreté como la misma forma en que están situadas sus tumbas”. En su relato, Abu Musa Al Acharí añadió: “El Mensajero de Al-lah, Él le bendiga y le dé paz, me ordenó proteger la puerta de entrada”. Y dijo: Cuando a Uzmán, Al-lah esté complacido de él, le fue dada la buena nueva, dio alabanzas a Al-lah y después dijo: ‘A Al-lah se debe pedir la ayuda (ante la desgracia)’”.

La Explicación

En este hadiz Abu Musa Al Acharí, Al-lah esté complacido con él, que un día cualquiera hizo la ablución en su casa y después salió en busca del Mensajero de Al-lah, Él le bendiga y le dé paz, diciendo: “Acompañaré al Mensajero de Al-lah, Él le bendiga y le dé paz, y estaré con él este día”. Al-lah esté complacido con él, salió en busca del Mensajero de Al-lah, Él le bendiga y le dé paz, y se dirigió a la mezquita, puesto que el Mensajero, Al-lah le bendiga y le dé paz, o bien está en la mezquita o bien en su casa velando por su familia, o ayudando a sus compañeros. No lo encontró en la mezquita, así que preguntó por él. Le dijeron: “Se fue por allí” y le señalaron la dirección del huerto donde estaba el pozo de Aris. Abu Musa siguió su camino hasta llegar al pozo de Aris. Ahí encontró al Mensajero de Al-lah, Él le bendiga y le dé paz, en el interior del huerto en el que está el pozo. Entonces se sentó en la puerta de entra del huerto, Al-lah esté complacido con él, hasta que el Mensajero de Al-lah, Él le bendiga y le dé paz, hizo sus necesidades y completó su ablución. Después se sentó sobre el brocal del pozo, se descubrió las pantorrillas y dejó caer sus pies colgando en el interior del pozo. Abu Musa se quedó en la puerta protegiendo la entrada, cual guardián del Mensajero de Al-lah, Él le bendiga y le dé paz. Vino Abu Bakr, Al-lah esté complacido con él, y llamó a la puerta, pero Abu Musa no le permitió entrar hasta que no se lo consultó al Mensajero de Al-lah, Él le bendiga y le dé paz. Le dijo “Es Abu Bakr, que pide permiso para entrar”. Le dijo: “Permítele entrar y anúnciale que estará en el Paraíso”. Así pues, fue y le dijo a Abu Bakr: “Entra. El Mensajero de Al-lah, Él le bendiga y le dé paz, te anuncia que estarás en el Paraíso”. Esto es una nueva de valor grandioso, puesto que le anuncia el Paraíso y le permite entrar para sentarse junto a él. Abu Bakr entró y encontró que el Mensajero, Al-lah le bendiga y le dé paz, se había sentado sobre el centro del brocal, así que se sentó a su derecha, puesto que al Mensajero, Al-lah le bendiga y le dé paz, le gustaba la parte diestra en todos los asuntos. Así pues, se sentó a su derecha, se descubrió las pantorrillas y dejó los pies colgando en el interior del pozo, todo esto temiendo contradecir al Mensajero de Al-lah, Él le bendiga y le dé paz. Abu Musa, que había dejado a su hermano haciendo la ablución y después le iba a seguir, dije: “Si Al-lah quiere para fulano un bien que lo haga venir para que se le anuncie la buena nueva del Paraíso”. Sin embargo, en ese momento, el segundo hombre solicitó permiso para entrar. Abu Musa, informó al Mensajero de Al-lah, Él le bendiga y le dé paz, le dijo: ‘Es Úmar que pide permiso para entrar’. Dijo: ‘Permítele entrar y anúnciale que estará en el Paraíso’. Así que volví hasta la puerta y le dije: ‘Entra. El Mensajero de Al-lah, Él le bendiga y le dé paz, te anuncia que estarás en el Paraíso’. Él entró y se sentó a la izquierda del Mensajero de Al-lah, Él le bendiga y le dé paz, de la misma forma que su compañero y con los pies colgando en el interior del pozo. El brocal del pozo era estrecho, así que los tres cubrían media circunferencia. Después, llegó Uzmán y pidió permiso para entrar. Abu Musa actuó como en los casos anteriores: le pidió al Mensajero de Al-lah, Él le bendiga y le dé paz. Éste le dijo: ‘Permítele entrar y anúnciale que estará en el Paraíso después de una dura prueba a la que será sometido’. Así que le permitió entrar y le dijo: “El Mensajero de Al-lah, Él le bendiga y le dé paz, te anuncia que estarás en el Paraíso después de una dura prueba a la que serás sometido. Él, Al-lah esté complacido con él, dijo al oírlo: “Alabado sea Al-lah” por la buena nueva y “Al-lah es el que ayuda” ante la desgracia. Después entró y vio que en el brocal del pozo ya no quedaba espacio al lado del Mensajero de Al-lah, Él le bendiga y le dé paz, así que se sentó en la otra mitad del brocal, frente a ellos. Se descubrió las pantorrillas y dejó los pies colgando en el interior del pozo. Said Ibn Al Musayyib, uno de los seguidores del Mensajero de Al-lah, Él le bendiga y le dé paz, interpretó este relato como la forma en que están situadas sus tumbas. Es decir, Abu Bakar y Úmar junto al Mensajero, Al-lah le bendiga y le dé paz, en su habitación. Y Uzmán en el cementerio de la gente de Medina que está enfrente. Estando en vida, los tres primeros solían ir juntos. El Mensajero, Al-lah le bendiga y le dé paz, decía siempre “fuimos Abu Bakar, Úmar y yo”, o decía “vinimos Abu Bakar, Úmar y yo”. Por lo tanto ellos dos son sus compañeros y ministros. El Día del Juicio saldrán juntos los tres de sus tumbas, por lo que han estado juntos en la vida terrenal y estarán juntos en la Otra vida. Uzmán Ibn Affán, Al-lah esté complacido con él, se sentó frente a ellos. El Mensajero de Al-lah, Él le bendiga y le dé paz, le anunció que estará en el Paraíso después de una dura prueba a la que se verá sometido. Esta prueba es la divergencia de la gente con respecto a su poder y la escisión de parte de ellos, así como su asesinato en su propia casa, Al-lah esté complacido con él. Entraron en su casa y lo asesinaron mientras estaba recitando el Corán, con el Libro de Al-lah entre sus manos.

La Traducción: Inglés Francés Turco Urdu Indonesio Bosnio Ruso Bengalí Chino Persa
Mostrar la Traducción