عن عبد الله ابن عباس -رضي الله عنهما- كان عمر -رضي الله عنه- يُدْخِلُنِي مع أَشْيَاخِ بَدْرٍ فَكَأَنَّ بَعْضَهُم وَجَدَ في نفسه، فقال: لم يُدْخِلُ هذا معنا ولنا أبناءٌ مثله؟! فقال عمر: إنه من حَيْثُ عَلِمْتُمْ! فدعاني ذاتَ يومٍ فأَدَخَلَنِي مَعَهُمْ فما رأيتُ أنه دعاني يَوْمَئِذٍ إلا لِيُرِيَهُم، قال: ما تقولون في قول الله:(إذا جاء نصر الله والفتح)، [الفتح: 1]، فقال بعضهم: أَمَرَنَا نَحْمَدُ اللهَ ونَسْتَغْفِرُهُ إذا نصرنا وفَتَحَ علينا، وسكتَ بعضُهُم فَلَمْ يَقُلْ شيئًا، فقال لي: أكذلك تقولُ يا ابنَ عباس؟ فقلت: لا، قال: فما تقول؟ قلت: هو أَجَلُ رسولِ اللهِ -صلى الله عليه وسلم- أَعْلَمَهُ له، قال: "إذا جاء نصر الله والفتح" وذلك علامةُ أجلِكَ، "فسبح بحمد ربك واستغفره إنه كان توابا" فقال عمر -رضي الله عنه-: مَا أَعْلَمُ مِنْهَا إلَّا مَا تَقُولُ.
[صحيح.] - [رواه البخاري.]
المزيــد ...

De Abdallah Ibn Abbás, Al-lah esté complacido con ambos, que dijo: “Úmar solía introducirme con él a los consejos de sabios ancianos de Badr. Pero como yo era joven aún, algunos de ellos se enojaban y decían: ‘¿Por qué entra éste con nosotros, si tenemos hijos de su edad?’ Úmar les decía: ‘Él es de donde ya sabéis’. Así que un día me invitó a entrar con ellos en el consejo. Observé que Úmar esperó a que todos estuvieran reunidos y les dijo: ‘¿Qué explicación dais cuando Al-lah dice: ‘Cuando venga la victoria de Al-lah y la conquista’ [Corán, 110:1]?’ Algunos Dijeron: 'Se nos ha ordenado dar alabanzas a Al-lah y pedirle el perdón cuando nos llega su ayuda y nos da la victoria’. Otros permanecieron en silencio sin decir nada. Y entonces me dijo: ‘¿Tú también dices lo mismo, Ibn Abbás?’ Dije: ‘¡No!’ Y dijo. ‘¿Pues qué dices?’ Respondí: ‘Es el plazo del Mensajero de Al-lah, Él le bendiga y le dé paz. Al-lah se lo notificó al decir: ‘Cuando venga la victoria de Al-lah y la conquista...’ Y esa es la señal de tu plazo. Así que ‘da pues gloria y alabanzas a tu Señor y pídele el perdón que Él lo aceptará’ [Corán, 110:3]. Y Úmar, Allah esté complacido con él, dijo: 'Lo único que se sobre esa aleya es lo que acabas de decir’”.

La Explicación

El buen ejemplo de Úmar, Al-lah esté complacido con él, le llevaba a consultar con los sabios aquellos aspectos que le podrían suscitar dudas. Y solía introducir en el consejo de sabios de Badr y los compañeros del Mensajero de mayor edad a Abdallah Ibn Abbás, Al-lah esté complacido con ambos, que era muy joven con respecto a ellos. Ellos se enojaron, puesto que cómo se le ocurría sentar con ellos a Ibn Abbás y no permitirles la entrada a sus hijos de la misma edad. Así que Úmar les quiso demostrar la gran inteligencia y brillantez de Abdallah Ibn Abbás, Al-lah esté complacido con ambos. Así que los reunió, lo invitó a él y les expuso la Sura de la Victoria: “Cuando venga la victoria de Al-lah y la conquista. Y veas a la gente entrar en tropel en el Din de Al-lah, glorifica y alaba a tu Señor. Y pídele el perdón, ya que Él te lo aceptará” [Corán, 110]. Cuando les preguntó qué tienen que decir al respecto, estos se dividieron en dos grupos. Unos permanecieron en silencio, y otros dijeron: “Se nos ha ordenado dar alabanzas a Al-lah y pedirle el perdón cuando nos llega su ayuda y nos da la victoria”. No obstante, lo que Úmar quería saber realmente era cuál es el secreto de esta sura. No quería saber su significado estructural, palabra por palabra y término por término. Así que le preguntó a Ibn Abbás, Al-lah esté complacido con ambos. Éste dijo: “Es el plazo de vida del Mensajero de Al-lah, Él le bendiga y le dé paz. Al-lah se lo notificó al decir: “Cuando venga la victoria de Al-lah y la conquista...”, esto es, la conquista de Meca. Y esa es la señal de su plazo. Así que “da pues gloria y alabanzas a tu Señor y pídele el perdón que Él lo aceptará” [Corán, 110:3]. Y Úmar dijo: “Lo único que se sobre esa aleya es lo que acabas de decir”. Con ello se demostró la gran capacidad que poseía Ibn Abbás, Al-lah esté complacido con ambos.

La Traducción: Inglés Francés Turco Urdu Indonesio Bosnio Ruso Bengalí Chino
Mostrar la Traducción