عَنْ ابْنِ عَبَّاسٍ -رضي الله عنهما- أَنَّ النَّبِيَّ -صلى الله عليه وسلم- قَالَ: ««إذَا أَكَلَ أَحَدُكُمْ طَعَامًا فَلا يَمْسَحْ يَدَهُ حَتَّى يَلْعَقَهَا، أَوْ يُلْعِقَهَا».
[صحيح.] - [متفق عليه.]
المزيــد ...

Narró Ibn Abbás -Al-lah esté complacido con ambos- que el Mensajero de Al-lah -la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él- dijo: “Si uno de ustedes termina de comer, que no limpie su mano hasta chupar sus dedos o que alguien se los chupe”.

La Explicación

El Mensajero de Al-lah -la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él- ordenó a quien haya terminado de comer no limpiar ni lavar sus manos hasta haberse chupado los dedos, porque nadie sabe en qué parte de su comida está la bendición. Por ello, el Mensajero de Al-lah -la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él-, ordenó chuparse los dedos, porque quizás la bendición está en lo que queda en ellos.

La Traducción: Inglés Francés Turco Urdu Indonesio Bosnio Ruso Bengalí Chino Persa
Mostrar la Traducción