عن حذيفة رضي الله عنه قال: صليت مع النبي صلى الله عليه وسلم ذات ليلة، فافتتح البقرة، فقلت: يركع عند المائة، ثم مضى، فقلت: يصلي بها في ركعة، فمضى، فقلت: يركع بها، ثم افتتح النساء، فقرأها، ثم افتتح آل عمران، فقرأها، يقرأ مُتَرَسِّلًا، إذا مر بآية فيها تسبيح سبح، وإذا مر بسؤال سأل، وإذا مر بتعوذ تعوذ، ثم ركع، فجعل يقول: «سبحان ربي العظيم»، فكان ركوعه نحوًا من قيامه، ثم قال: «سمع الله لمن حمده»، ثم قام طويلا قريبا مما ركع، ثم سجد، فقال: «سبحان ربي الأعلى»، فكان سجوده قريبا من قيامه. قال: وفي حديث جرير من الزيادة، فقال: «سمع الله لمن حمده ربنا لك الحمد».
[صحيح] - [رواه مسلم]
المزيــد ...

Narró Hudhaifa, que Al-lah esté complacido de él, dijo: ‘Recé con el Profeta, que la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, en una noche, y él comenzó recitando Sura Al-Baqarah. Yo pensé: ‘Cuando complete cien aleyas iba a hacer ruku’’; y siguió recitando y yo pensé: ‘La terminará en una sola rak’a (unidad de la oración) ’; entonces siguió y empezó a recitar Sura An-Nisaa; la terminó y comenzó a recitar Sura Al-‘Umran, y la recitó entera. Su recitación de las aleyas era pausada, de modo que si recita una aleya cuyo significado es la alabanza a Al-lah, él pronunciaba las alabanzas a Al-lah. Y si recita una aya cuyo significado es la súplica a Al-lah, él lo hacía. Y si recita una aya cuyo significado es el refugio en Al-lah, él se refugiaba en Al-lah. Luego, se prosternó y dijo “Subhana Rabiya Al-‘Adhim” (Alabado sea mi Señor Excelso). Su prosternación era muy parecida en duración al tiempo que estaba erguido. Luego decía ‘Sami’a Al-lahu li man hamidah. Rabaná laka al-hamd” (Al-lah oye a quien Lo alaba. A Ti, oh nuestro Señor, alabamos). Luego se quedaba mucho tiempo erguido, casi el mismo tiempo que ha estado prosternado. Después, postraba poniendo su frente en el suelo. Entonces decía: “Subhana Rabiya Al-‘Alá” (Alabado sea mi Señor, El Altísimo). El tiempo que permanecía postrado era similar a cuando estaba erguido.
Hadiz auténtico (sahih). - Registrado por Muslim

La Explicación

Narra Hudhaifa, que Al-lah esté complacido de él, que rezó con el Profeta, que la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, una noche y que decía durante su ruku’: “Subhana Rabiya Al-‘Adhim” (Alabado sea mi Señor Excelso); y en su suyud decía: “Subhana Rabiya Al-‘Alá” (Alabado sea mi Señor, El Altísimo). Por tanto, esto es una clara evidencia de la Shar’iah (la legislación islámica) de que estas invocaciones han de pronunciarse durante el ruku’ y al-suyud (dos posiciones dentro de la oración). Y cuando el Mensajero, que la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, recitaba una aleya que hablaba sobre la misericordia, él pedía misericordia a Al-lah; cuando recitaba alguna aleya cuyo contenido era el Paraíso y la bendición; no pasaban por encima de ella, sino que paraba y pedía a Al-lah, Glorificado sea, y decía: Oh Al-lah, te solicito el Paraíso; así como elogiaba a los Profetas y a los más piadosos cuando aparecían en alguna aleya; y así lo mismo sucedía con las aleyas que hablaban del castigo y del Infierno, donde buscaba refugio en Al-lah de ellos. Por tanto, es aconsejable emular al Profeta en este aspecto, aunque los ulemas afirman que es más en oración al-nawafil (oración voluntaria), ya que no se ha transmitido del Profeta, que la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, que lo haya hecho en las oraciones obligatorias, a pesar de que él recitaba mucho el Corán en sus oraciones obligatorias. No obstante, no está tampoco de mal hacer lo narrado en el hadiz en las oraciones obligatorias, ya que lo que está confirmado en las oraciones obligatorias es aplicable en las voluntarias, y viceversa; a no ser que haya una confirmación de una prueba específica concreta.

La Traducción: Inglés Francés Turco Urdu Indonesio Bosnio Ruso Bengalí Chino Persa Tagalog Traducción India
Mostrar las Traducciones