عن ابن عمر -رضي الله عنهما- أن رسول الله -صلى الله عليه وسلم- كان يَرفع يَديه حَذو مَنْكِبيه إذا افتتح الصلاة، وإذا كَبَّر للركوع، وإذا رفع رأسه من الركوع، رفَعَهما كذلك أيضا، وقال: سمع الله لمن حَمِدَه، ربَّنَا ولك الحَمد، وكان لا يَفعل ذلك في السُّجود.
[صحيح.] - [رواه البخاري.]
المزيــد ...

De Ibn Umar, Al-lah esté complacido con ambos, “que el Mensajero de Al-lah, Él le bendiga y le dé paz, levantaba sus manos a la altura de los hombros cuando comenzaba la oración (diciendo ‘Al-lahu Akbar’), cuando pronunciaba el takbir para inclinarse en genuflexión y cuando levantaba la cabeza de nuevo para ponerse de nuevo erguido, diciendo ‘Sami’a Al-lahu li man hamidah. Rabaná wa laka al-hamd’ (Al-lah escucha a quien lo alaba. Nuestro Señor, para Ti son las alabanzas), pero no lo hacía cuando se prosternaba con la cabeza sobre el suelo ni cuando estaba sentado”.
Hadiz auténtico (sahih). - Registrado por Al-Bujari

La Explicación

El Mensajero de Al-lah, Él le bendiga y le dé paz, levantaba sus manos a la altura de los hombros cuando comenzaba la oración (diciendo ‘Al-lahu Akbar’), cuando pronunciaba el takbir para inclinarse en genuflexión y cuando levantaba la cabeza de nuevo para ponerse de nuevo erguido. Estos son pues tres momentos en los que se prefiere levantar las manos hasta la altura de los hombros. Después de la postura de genuflexión y al ponerse erguido decía “Sami’a Al-lahu li man hamidah. Rabaná wa laka al-hamd” (Al-lah escucha a quien lo alaba. Nuestro Señor, para Ti son las alabanzas), y esto es algo que debe hacer tanto el imam como el que musulmán cuando reza solo, mientras que los que rezan en grupo detrás de un imam solo deben decir “Rabaná wa laka al-hamd” (Nuestro Señor, para Ti son las alabanzas), puesto que es lo que viene citado en la tradición profética, como indican las dos recopilaciones de hadices verídicos: De Anas, Al-lah esté complacido con él, que el Mensajero de Al-lah, Él le bendiga y le dé paz, dijo: “Y cuando diga: ‘Sami’a Al-lahu li man hamidah’ (Al-lah escucha a quien lo alaba), decid: ‘Rabaná wa laka al-hamd’ (Nuestro Señor, para Ti son las alabanzas)”. No obstante, no levantaba las manos cuando se disponía a prosternarse con la cabeza sobre el suelo (suyud) ni cuando levantaba la cabeza estando sentado. Esto lo apoya el otro relato de Bujari: “Y no levantaba las manos cuando se prosternaba con la cabeza sobre el suelo (suyud) ni cuando levantaba la cabeza estando sentado”.

La Traducción: Inglés Francés Turco Urdu Indonesio Bosnio Ruso Bengalí Chino Persa Tagalog Traducción India Uigur Kurdo Hausa portugués
Mostrar las Traducciones